Devansh Atray nos transporta a un mundo sin luz solar, poblado de letreros de neón y paisajes distópicos.