Una de las cosas que más desquiciaba a cualquier jugador de Duck Hunt era ver al perro reírse cada vez que se fallaba el tiro. Ya