Un nuevo material flexible permite imprimir prendas personalizadas

Una empresa llamada Recreus acaba de presentar un nuevo tipo de plástico compatible con las actuales impresoras 3D, pero que al enfriarse permanece suave y flexible.

Hasta ahora, el plástico estándar utilizado en impresoras 3D es rígido o inclusive comestible, pero no es apto para ser integrado en prendas de vestir salvo en pequeños detalles.

El material, denominado Filaflex, permite, por ejemplo, diseñar y fabricar una pieza de calzado completamente a medida en un material resistente pero que puede doblarse con el pie. Filaflex, sin embargo, no es transpirable, por lo que sigue necesitando materiales adicionales para ser una prenda realmente cómoda.

 

Vía: 3D Printing Industry