Radya Timofey es un artista ruso que no precisa de pinceles para realizar su obra, sino de bombas molotov …

El joven de 23 años convirtio las paredes del hospital abandonado ubicado en Ekaterimburgo en un mural llamado “Eternal Flame”, en memoria de los soldados rusos caidos en la Segunda Guerra Mundial.