Luke Vibert se pone acídulo

Luke Vibert es un crack en lo suyo y punto. Y lo suyo son demasiadas cosas: el trip hop, la electrónica retorcida como un alambre, pero sobre todo lo suyo en los últimos años es el acid con elementos freaks. En esta década Vibert ha decidido sacarle el polvo a su Roland TB-303 y ha ido entregando discos de lo más variado para sellos como Warp, Rephlex y Planet Mu, y la mayoría de ellos con un exceso ácido más que considerable.

* Luke Vibert – I Love Acid

Si dejamos de lado el proyecto Kerrier District, más centrado en la música disco, lo mejor que ha ido publicando últimamente el hombre también conocido como Wagon Christ es acid puro de cornezuelo.

El álbum “YosepH” en Warp, “Lover’s acid” en Planet Mu y el maxi “Moog acid” en LoeB, todos ellos sulfúricos y freaks como ellos solos. Y ahora, para rematar la jugada, vienen dos discos más de golpe en los que la 303 brilla como un diamante. El primero ya está a la venta, se titula “Benefist” y lo ha publicado en el sello belga Firstcask bajo el alias The Ace of Clubs, y es una orgía acid de padre y muy señor nuestro. El segundo tiene que apareció hace poco y significa su regreso a Planet Mu por la puerta grande y con su nombre real. De lo poco que se sabe todavía de “Chicago, Detroit, Redruth” es que será un disco homenaje a estas tres ciudades: cortes de house, techno y abstracción electrónica para satisfacer los paladares más exigentes.

Dj Set:

0 thoughts on “Luke Vibert se pone acídulo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *